Ventajas y desventajas de trabajar en una oficina

Muchas personas sueñan con trabajar desde su casa y poder, en cierta forma, establecer sus propias dinámicas laborales. Por otro lado, hay un gran número que desea hacerlo de manera tradicional y trabajar en oficina, ejecutando sus actividades fuera del espacio hogareño. Lo cierto es que cada una de estas posturas dependerá de cada individuo y de cómo valore las diferentes ventajas y desventajas de cada rutina.

De esta manera, pretendemos ayudarte a identificar con mayor facilidad los diferentes aspectos que determinan cada una de estas situaciones.

 

Ventajas de trabajar en una oficina

-Mejor comunicación: Estar en constante contacto con tu equipo de trabajo sin lugar a dudas que mejorará la comunicación entre vosotros. Gran parte de las labores requieren coordinación entre las distintas funciones que cada uno de los trabajadores cumplen, por lo que mantenerse cerca los unos de los otros facilitará enormemente dicha situación.

-Vida social: Sabemos que en el trabajo no todo tiene que ser necesariamente estresante y agotador. Son muchos los espacios diarios en los que podemos interactuar con nuestros compañeros de trabajo y generar lazos que, en muchas ocasiones, trascienden lo meramente laboral.

Es por esto que una de las grandes ventajas de acudir de trabajar en oficina, es poder establecer vínculos con diferentes personas y mantenernos activos en el ámbito social. Este tipo de prácticas acaban por amenizar las jornadas laborales y volver mucho más productivo nuestro trabajo.

-Separación de los mundos: Una de las grandes ventajas que señalan las personas al momento de explicar su preferencia por trabajar en oficina, es que pueden desconectar de todo lo relacionado con el trabajo. No es necesario llegar a casa y seguir dándole vueltas a las diferentes situaciones laborales, puesto que son mundos totalmente autónomos y que no tienen por qué invadir.

 

Desventajas de trabajar en una oficina

-Gasto en traslado: Uno de los aspectos negativos de tener que trabajar en una oficina es lo que respecta al gasto por movilización. Ya sea el traslado en un vehículo particular o utilizando el transporte público, es evidente que una parte de nuestro presupuesto terminará viéndose mermada por este gasto obligado y continuo.

-Desconcentración: Si bien el contacto con otras personas puede ser bastante saludable, también puede conllevar una constante desconcentración. Muchas veces no podemos controlar las distracciones que surgen en un espacio que reúne a un gran número de personas, por lo que las conversaciones o movimientos de los compañeros de trabajo, pueden acabar distrayéndose constantemente.

-Estrés: Los factores externos pueden terminar siendo bastante contraproducentes en varios aspectos. Si tenemos la mala suerte de desarrollar nuestro trabajo en una oficina que constantemente genera ruidos o donde la competencia entre compañeros es bastante alta, lo más probable es que terminemos envolviendonos por el estrés.

Además, muchas personas señalan que tener cerca la presencia del jefe es una carga bastante pesada y que termina por generar una mayor presión en el trabajo diario.

Leave Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *